Se denominan tractos canónicos a los que por su tamaño y relevancia tienen que ser conocidos por un neuropsicólogo tractográfico. Como no son muchos, se listarán a continuación. Hay dos tractos interhemisféricos: el cuerpo calloso y la comisura anterior. Luego hay tractos cortico- corticales, que evidencian el linaje evolutivo del homo sapiens. Se trata de los fascículos dorsolaterales prefrontales que viajan hasta la corteza parieto occipital, formando una zona clave para generar estrategias adaptativas a circunstancias perceptuales complejas. El Fascículo Longitudinal Superior se divide en tres partes. Esto fue descubierto por Michel Thiebaut de Schotten hace cinco años.

En la autovía ventral, el fascículo fronto temporo occipital une zonas orbitales con partes dispersas occipitales, atravesando el lóbulo temporal. De allí su importante rol en el lenguaje. El fascículo uncinado es una hoz, novedosa en sentido evolutivo, que traza un recorrido poco habitual en la evolución de la vida: une las partes frontales con la amígdala y la ínsula, pasando por el polo temporal.

El fascículo arqueado es quizá el más famoso, ya que fue descubierto por Paul Broca y Carl Wernicke, está relacionado con las partes básicas de desarrollo del lenguaje, en especial, por su conexión auditiva. En la parte posterior, y siendo un apasionante desafío para la neuropsicología tractográfica, se encuentra el fascículo longitudinal inferior. Une la corteza occipital con el polo temporal, su rol en la percepción, especialmente de rostros, es conocido. Pero investigaciones actuales lo vinculan con aspectos del leguaje y las emociones.

En el centro del parénquima cerebral, el fórnix se ocupa de la memoria operativa o de trabajo, ingresando al hipocampo, una zona sumamente delicada para que funcione la memoria anterógrada. El cingulado es un misterio, ya que participa del control inhibitorio. Sin embargo, hay pacientes que mejoran radicalmente con lesiones por quemadura dispersa de esta zona. Ingresa también en el lóbulo temporal.

El cerebelo es clave para la cooperación humana. Las zonas crus I y crus II han sido tomadas por la corteza prefrontal, que generó con las células de Purkinje un sistema de aprendizaje supervisado. Hay tres pedúnculos cerebelosos, y CCLINEC (Juan Cruz Arias, Julian Marino Dávolos, Alexander Leemans, Lassi Björnholm, Enrique Granados Guerrero, Rakel Rut Valdimarsdöttir, Gastón Rostagno están investigando las incongruencias semánticas cuando hay afectos opuestos, en dirección a cómo afecta el procesamiento de sentencias, y cada vez más abstractas. A la vez, interesa poderosamente como el ser humano llegó a apoderase del cerebelo mediante largas fibras. Este sistema, occipito ventral, se une al semántico, generando ciclos de percepción y acción conceptual.

El equipo de Alexander Leemans ha encontrado un posible tracto entre el polo frontal y la corteza cingulada , encargado de transmitir las señales en cascada. Es una de las claves de la reserva cognitiva. Menos somas neuronales, pero dirigidos al lugar exacto. La reserva cognitiva explica por qué personas con menos sustancia gris tienen desempeños cognitivos sumamente eficaces.

Los neuropsicólogos tractográficos calculamos la conectividad cerebral, su organización, y lo relacionamos con evaluaciones cognitivas, afectivas, tareas conductuales y funcionales. Para hacer tractografías hay que adquirir datos de difusión mediante el resonador magnético. Eso se logra dejando un tiempo largo entre el pulso de repetición y el codificador del eco. Mientras el agua se difunde, se forma el entramado representacional de la organización cerebral propia de cada persona. La estrategia es apuntar desde diferentes direcciones, para detectar el movimiento de las moléculas de agua. Se computa la anisotropía fraccional, la difusión media, la difusión radial y la difusión axial.

La tractografía de sustancia gris agregará los astrocitos a este complejo entorno. Se destaca aquí que la investigadora alemana Lara Schlaffke ya tiene avances al respecto. Mediante un resonador de dos núcleos, en la Universidad de Bochum, halló que cuando se aprenden patrones simples de apareamiento de estímulos, los astrocitos crecen y generan vías para refinar las conexiones axónicas.

Por su parte, Christian Beaulieu ya detectó patrones perpendiculares en la neocorteza, pero todavía no puede conceptualizar con claridad lo que ocurre. Es decir, hay regularidades, pero la resolución no es suficiente para mencionar una palabra como tractos. Las variaciones individuales al respecto son enormes. La neuropsicología tractográfica muestra justamente que los sistemas cerebromentales son muy diferentes entre sí, desarticulando el mito de la ‘base biológica’. El sistema cerebromental es una capacidad de generar incertidumbre, y recibir información de combustible. El suizo Pierre Magistretti escribió:
a cada cual, su cerebro.

 

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.