Summary: Refractory Epilepsy is included into the worst quality of life diseases. But now several non-medicaments treatments were developed. At the top of quality, low risk and effectivity is LITT, a thermo- ablation of the epilepsy foci. This technique share the concepts were presented by Dra Lucía Ledesma Torres, an author of Cognition Microstrucure. All the seven therapies here proposed involved a good percentage of success. But new research is needed, because remain unclear the cause of this central nervous system disease,

Hipócrates incluyó la Epilepsia en su clasificación de enfermedades ‘de naturaleza diferente’. Hipócrates, que se crió en las islas Griegas que siguen a las públicamente turísticas Mykonos y Santorini, exactamente en la pequeña isla de Cos, escribió algo esencial: ‘ la epilepsia, que es un ataque sobrecogedor e inesperado, que provoca convulsiones (que tiene su origen en el verbo ‘arrancar algo que funciona en conjunto, quitar violentamente’), la epilepsia es tratada con magia y rituales. Sin embargo esa superstición es equivocada, la epilepsia es una enfermedad, pero de otra naturaleza, no es una posesión del espíritu’. Hipócrates trabajó en Tesalia, la región que media entre el norte de Grecia (Tesalónica) y el Sur (Atenas). Separó la epilepsia de las enfermedades orgánicas. Brillante intuición en el siglo V antes de Cristo de que las células nerviosas funcionan mediante mecanismos de transmisión de información en una manera que le es propia.
El ser humano no comprende aun lo que significa una alteración del sistema nervioso. Los pacientes más incomprendidos son los que tienen afecciones del sistema nervioso central. El concepto de voluntad, y el dualismo entre cuerpo y mente son residuos que cuesta tanto erradicar como fue también igual de difícil que surja la noción de 0 (cero). No se puede pensar que las células nerviosas son idénticas a células que no operan con voltaje eléctrico. Los pacientes psiquiátricos (neurológicos, neuropsicológicos) sufren una de las mayores incomprensiones, en gran parte porque la formación psicológica no tiene ningún interés en la Física del Sistema Nervioso. Y entonces mucho menos en comprender y usar las tecnologías que desarrolla la Física del Sistema Nervioso combinada con el álgebra de matrices. A continuación haremos una breve actualización de una enfermedad del sistema nervioso que provoca una de las condiciones de vida que más disminuyen la calidad de vida: La Epilepsia Refractaria. Refractario en su origen significa que rompe o destruye mediante la desobediencia. En el concepto refractario es importante que implica una desobediencia activa, con mecanismos dirigidos a destruir. Epilepsia refractaria es tener ataques inesperados y sobrecogedores que atacan violentamente en conjunto el sistema nervioso y que se resiste a la ‘orden’ de los medicamentos para que dejen de violentar la estructura de la corteza cerebral.

La Epilepsia Refractaria se caracteriza por presentar convulsiones a pesar de que se han probado numerosas combinaciones farmacológicas. El deterioro en la calidad de vida de la Epilepsia Refractaria es muy elevado. La etiología de la Epilepsia Refractaria no se conoce con exactitud. Existen combinaciones multigenéticas que tienen una probabilidad superior al 60% de producirla, pero incluyen hasta 80 genes con sus diferentes combinaciones. También hay cuadros monogenéticos, como el PCDH19 que se transmite de padre a hija/o. Las Epilepsias Refractarias más difíciles de explicar son las denominadas criptogénicas, justamente porque su origen parece encriptado en redes neurales no descifradas. Es una enfermedad nerviosa donde más claramente se aprecia la interacción entre lo genético y la experiencia de vida. Una elevada fiebre en un bebé, provocada por ejemplo por una vacuna, activa convulsiones en las criaturas que heredaron el PCDH19. Nuevos episodios de fiebre elevada organizan las convulsiones que no cesarán aunque se hayan probado hasta treinta estrategias medicamentosas.
Hay numerosos avances de tratamiento de la Epilepsia Refractaria por medio del uso de tecnología. A continuación se hará un repaso de estos avances. Todos se caracterizan porque tienen probabilidades de éxito entre 45 a 70%. Se llama éxito cuando la persona está libre de convulsiones. Póngase en el lugar de una persona y sus familiares que tiene cuatro convulsiones por año, promedio. Para la aseguradora de salud no ingresa en los cuadros ‘candidatos a’ porque señalan que no son lo suficientemente graves. Sin embargo, la persona convive con la posibilidad de que se produzca el paroxismo eléctrico en su corteza cerebral. Y los familiares están en permanente atención y vigilia. Cada convulsión deja a la persona en un estado de vulnerabilidad, sentimiento de estar asediado/a e indefensión, que se cruza con las destrucciones que cada crisis genera. Entonces hay que pasar a las terapias no medicamentosas, considerando el año 2019 y el mundo.
Las terapias no medicamentosas son: 1) Estimulación del nervio vago (65% de respuestas positivas), 2) estimulación del nervio trigémino (menor tasa de respuestas positivas, debe conocerse el estado del hipocampo, que significa objetivar su porcentaje de atrofia. Esta terapia afecta el hipocampo en un nivel menor, pero si el foco epiléptico está allí, no se debe continuar con la degradación) 3) Neuroestimulación por implante (58% de efectividad), se realiza en Argentina, la experiencia en este tipo de terapia indica que tiene una ventaja: Es responsiva, es decir, una vez colocado el implante se activa cuando se inicia la alteración de las ondas cerebrales, lo que significa que la persona no tiene que asistir a una terapia regular que dure meses 4) Estimulación Magnética Transcraneal Repetitiva: Si bien se usa la palabra estimulación, cuando este equipo aplica pulsos con una frecuencia en milisegundos superior al tiempo de generación del potencial de acción, actúa como inhibidor. No es invasiva y requiere al menos 45 sesiones. 5) Inducción eléctrica transcraneal, opera de manera similar al equipo anterior pero el efecto sobre el Sodio en la redistribución de cationes y aniones se realiza mediante la irradiación eléctrica aplicada sobre el cuero cabelludo 6) Estimulación Cerebral Profunda (Deep Brain Stimulation). Este tratamiento es uno de los más difundidos, y cuenta con un vasto reservorio de investigaciones. Es altamente invasivo, se colocan electrodos directamente en el parénquima cerebral. Tiene una elevada tasa de éxito, y es uno de los que más temor produce 7) cirugía ablativa mediante termo-target láser (79% de efectividad). Esta cirugía representa una de las más actualizadas en el mundo. Reemplaza a la cirugía ablativa convencional en cuanto la cánula térmica que se introduce tiene un riesgo de infección significativamente menor, y una capacidad de localización en los puntos efectivos también muy superior. Disminuye de modo notable el riesgo de seccionar fascículos de sustancia blanca y también de remover partes de la sustancia gris o blanca que no están dañadas.
Todas estas terapias tienen un buen nivel de éxito, pero hay que ser cauto cuando se hace tal afirmación. Superar el 50% y llegar al 80% de éxito implica que hay una proporción de personas que pasarán por momentos tensos, la familia tiene que tomar decisiones de esas que cada ser humano ha fantaseado con la posibilidad de que alguna vez le toque tener opciones donde la parte positiva y la negativa combaten en un nivel de gravedad. Hay una cuestión fundamental:
Es necesario determinar el foco de la Epilepsia. A la vez, se necesita objetivar el nivel de atrofia (pérdida de sustancia gris), obtener estadísticos de la conectividad estructural (la Epilepsia forma redes neuronales que se pueden detectar mediante Imágenes por Tensores de Difusión, por ejemplo) y se necesita conocer la respuesta hemodinámica funcional del sistema nervioso central de cada paciente, mediante la secuencia de Resonancia Magnética que se llama Funcional. De esta manera se conoce la estructura y la masa del parénquima cerebral (pérdida y conservación), también la red neuronal que está involucrada en las convulsiones (es frecuente que el Fórceps Menor esté dañado, por lo que el pasaje de un hemisferio a otro de las espigas de onda han sido objetivadas mediante la conjunción de EEG junto con resonancia magnética estructural y funcional. Hay una cuestión crucial, que incluso forma parte de la alfabetización científica en Latinoamérica: Se deben usar post- procesamiento de las neuroimágenes mediante las matrices que adquiere el equipo resonador, y trabajar con el formato NIFTII. Utilizar solamente, como hace el 99,9% de los centros clínicos latinoamericanos, el formato DICOM impide obtener información sumamente valiosa, por ejemplo la Difusión Radial. Este indicador cuando es mayor significa que hay pérdida de compactación en las vías de conectividad por daño repetido. Solo se puede calcular si remueven los artefactos como los movimientos de cabeza del paciente, las Corrientes de Foucault, los anillos de Gibbs que se generan porque la antena genera otro campo magnético además del propio del equipo resonador, las distorsiones que produce la adquisición EPI, que , justamente, afecta principalmente los lóbulos temporales.
Y en la Epilepsia Refractaria el daño está principalmente en el lóbulo temporal, luego, con el tiempo, formando una red por defecto epileptógena (Paroxistic Default Network). Es importante evaluar neuropsicológicamente al paciente. En principio, presentarle dígitos en secuencia (3 8 1 5 9) y que los repita. Si lo hace bien, agregar un dígito más, así hasta que cometa dos errores consecutivos. Si lo hace mal, quitar un dígito, cambiando los números específicos que se leen. Luego se vuelven a presentar dígitos, pero el paciente debe decirlos comenzando por el último y finalizando por el primero. Esta segunda parte siempre resulta más difícil. Una vez que se hizo este screening hay que pasar a una tarea de presentar dibujos (como el Test de Nombramiento de Objetos de Boston), el paciente tiene que decir el nombre del objeto que ve. Si no puede, hay que decirle las primeras dos letras. Si falla, agregar otra sílaba. De esta manera, los rendimientos en estas pruebas sencillas indican funcionalmente si hay deterioro en el hipocampo (prueba de dígitos) o en el polo temporal anterior (prueba semántica).
En conclusión, primero hay que tener un mapa estructural, funcional, de redes y conectoma del sistema nervioso central del paciente. Nuevamente, se recuerda que en el mundo desarrollado se trabaja con formato NIFTII. Simplemente NIFTII cuantifica, representa de manera mucho más certera y calcula redes, en cambio DICOM (que es mucho más sencillo, simplemente significa ver lo que el resonador arroja en su software ‘amigable’) pierde toda esa información y está expuesto a artefactos. Es muy frecuente en Latinoamérica que los médicos que desconocen NIFTII, ya que requiere una sólida formación en física del sistema nervioso central, física de múltiples campos magnéticos y de interacción cuántica entre campos magnéticos y espacio cerebral, no les interese este aspecto. A esa soberbia le responderá el tiempo, en diez años el formato NIFTII llegará a esta Latinoamérica de médicos un tanto soberbios (solo un porcentaje, hay muchos que aman aprender).
Y luego, decidir el tratamiento a realizar. Esto es algo muy complejo: Las familias están agotadas, su vida se ha caracterizado por tomar decisiones fuertes y vivenciar temores y situaciones apremiantes. La Epilepsia Refractaria suele comenzar a los seis meses de edad, un detonante (temperatura elevada) activa el foco epiléptico. Comienza una vida de fármacos, que se administran con lógica de ensayo- error, se combinan entre sí, se agregan dietas cetónicas, se busca cannabis medicinal. Se empieza a contar cuantas crisis convulsivas se vivenció cada año, el funcionamiento cognitivo y emocional de la persona está cambiando, en muchos casos en deterioro. Iniciar un tratamiento es tener fuerzas para estar otra vez en situación de vulnerabilidad ante lo incierto. Hay que comprender a las personas y las familias que conviven con la Epilepsia Refractaria.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.