La voz ‘Neurociencia’ surgió en forma de entusiasmo cuando la computación y la actividad neuronal se alimentaban mutuamente. Neurociencia en sentido estricto no refiere a ninguna actividad identificable, es necesario agregarle un objeto para conocer de qué se trata. En el imaginario popular tiene un lugar fantástico, lindante entre la autoayuda y la potencialidad de generar transformaciones que darán beneficios a la especie humana. Una de las características peculiares de la Neurociencia Popular es que está ‘a la mano’ de personas provenientes de cualquier disciplina o de ninguna. El ejemplo

ilustrativo de la Neurociencia Popular es la afirmación ‘una persona se comporta como un imbécil, sin embargo, tiene un cerebro maravilloso’. Y el cerebro irá en ayuda de esa persona para que disminuya sus tonterías.
De este modo no es una redundancia mencionar que hay una Neurociencia Científica. Se pueden oponer la Neurociencia Popular (NP) versus la Neurociencia Científica (NC). Para diferenciarlas conviene explicitar algunos rasgos de la NP y el punto de vista de la NC. La NP está centrada en el cerebro, mientras que la NC trata del Sistema Nervioso Integrado. La NP utiliza con frecuencia la voz ‘el cerebro es el órgano más maravilloso y complejo que existe’, la NC se abstiene de esa voz. La NP recupera teorías que se han demostrado falsas, como la existencia de un cerebro reptiliano, la NC estudia los circuitos de redes neuronales en su complejidad, sin simplificaciones que no necesitan de ninguna referencia a parte alguna del sistema nervioso. La NP realiza afirmaciones a las que puede someterse este ejercicio: Reemplácese la palabra cerebro por persona y el significado

de las sentencias incluso se torna más preciso. En la NC no existen sentencias que admitan esa operación. Las NP presentan ‘tecnologías’
sumamente dudosas, estrafalarios equipos con tres o cinco electrodos, a los que se atribuye la ‘magia’ de estimular centros que luego darán a
la persona recursos como la ‘relajación’ o la quita de la ansiedad. La tecnología de la NC es sumamente compleja, onerosa, y demanda años de formación para comprender su uso. La NP no presenta artefactos, es decir, errores sistemáticos en la captura señal sobre ruido en el sistema nervioso, mientras que en la NC hay un trabajo incesante para corregir una cantidad considerable de distorsiones que se generan por el empleo, por ejemplo, de campos magnéticos de 7 Teslas, susceptibles a ‘eddy currents’, anillos de Gibbs, sesgos en las funciones de orientación de la distribución.
En las NP se escriben libros que tratan sobre ‘el cerebro de los argentinos/as’, extensiones mágicas que tienen una estructura como la siguiente: a) se realiza un postulado cultural, que es opinión del autor y tiene el valor de una opinión, por ejemplo, los argentinos/as tienen una tendencia a la inmediatez b) se presenta un experimento sobre inmediatez, realizado en una universidad norteamericana, europea o asiática, que solo se relaciona con la inmediatez porque emplea la palabra, pero el artículo no tiene vínculos con algún aspecto cultural c) se extrae del experimento ‘b’ una serie de áreas cerebrales que son nombradas a modo de lista borgeana cuando clasifica los animales en la Enciclopedia de China. En la NC existen niveles de análisis, que se extienden desde la genética hasta el comportamiento social. Cada nivel tiene su especificidad, hay cruzamientos de niveles, lo que conlleva a aclaraciones metodológicas por parte de los autores.
La NP es entretenida, las personas asisten en Latinoamérica a shows donde una persona realiza un ‘stand up’ variopinto, bizarro, con guiños cómplices dirigidos a un público que se comporta de modo semejante a las multitudes que asisten a la Iglesia Universal. El pastor de las NP simplifica una noción que apenas conoce, hace bailar a la gente y se jacta de que tiene numerosa asistencia y gana mucho dinero. Las NC están paracumplir con los verbos de la ciencia: describir, predecir, explicar, aplicar, refutar. El dinero que financia estas investigaciones suele tener financiamientos notablemente superiores a las ‘misas paganas’ de la NP, pero su objeto de estudio suele ser árido y exige conocimientos de base y una predisposición a la comprensión notablemente alejada de los ‘bailes dopaminérgicos’ que generan los pastores de la iglesia de la NP.
Es frecuente oir que personas sin formación seria se autodesignan expertos en neurociencias, y que otras no se dan ese título, pero se consideran eruditos. Sin embargo, les resultaría imposible comprender las investigaciones de Nikolas Logothetis acerca de la señal BOLD cuando se realiza una secuencia de Resonancia Magnética funcional. La curiosidad es que la Resonancia Magnética funcional generó una revolución en los conocimientos cognitivos, y puso en relación dos niveles de la Neurociencia.
La NC es alcanzable y comprensible mientras la actitud sea equiparable a la disposición a adquirir nociones similares a las de otra ciencia. Un investigador puede dar un curso de astronomía básica y las personas pueden asistir, pero no tienen la expectativa de danzar o que el expositor/a formule chistes ‘subidos de tono’, haga gracias con el comportamiento disruptivo o menciones que puede aparecer ‘el cocodrilo que tenemos adentro’. Es muy frecuente que en las NP aparezca un orador/a con una linterna estrafalaria sostenida por una vincha, haga loas de ese aparatejo y mencione funciones que cumpliría
ese tubo que en un foro de personas que investigan con seriedad obtendría la retirada silenciosa de toda la audiencia.
Es factible generar cursos relacionados a Neurociencia, requieren incorporar conceptos, algunos de ellos exigentes pero posibles, y la persona cursante no tiene la expectativa de que un pastor le diga que debe dejar de dar clases aburridas sino ‘excitarse con lo que dice’ para lo cuál no hace falta ningún nivel del estudio del sistema nervioso. Es sencillo ver un video de estos ‘neuroscammers’ o ‘neurochantas’ y hacer el ejercicio de reemplazar la palabra cerebro por la palabra persona. Ningún significado se verá alterado. Los neuroscammers desconocen las investigaciones serias publicadas en journals con revisión por pares e indexados. Tienen una frágil cultura general y se atreven a hablar de temas que son arduamente más complejos y con variantes que la simple sentencia del neurochanta, que dice por ejemplo que en ‘la enfermedad de Parkinson la persona tiene temblores’, mientras que la causa de los movimientos o signos extrapiramidales pueden ser originados por una enorme multiplicidad de fenómenos.
De allí que decir Neurociencia Científica no es una redundancia n una pedantería, simplemente establece un marco de conciencia de que se trabajará de manera amable, comprensible, pero equivalente a cualquier persona que se propone adquirir conocimientos. Si una persona se dispone a aprender alemán, se prepara incluso corporalmente, genera un ámbito de estudio, disfruta de las etimologías, descubre las raíces indoeuropeas, halla parentescos con el inglés y cuando se retrotrae aún más pronuncia de manera cercana al Español o Francés. Ni se imagina que en el encuentro con el experto/a escuchará un personaje estrafalario que antes de montar su show se jacta de ganar a la audiencia con ‘truquitos’, chistes, actividades lúdicas y payasadas desprovistas de lo atractivo de aprender.
Nikolas Logothetis

La Resonancia Magnética Funcional (RMF) es la secuencia de Resonancia Magnética que produjo grandes avances en la Neurociencia Cognitiva. Supone una programación de los parámetros del equipo resonador para sensibilizar el cambio de hemoglobina
oxigenada a desoxigenada. Ese proceso produce una señal magnética que es capturada por el equipo resonador si se ajustan ciertos tiempos (de eco y de repetición). La RMF genera las tradicionales imágenes de parénquima cerebral en tonalidades grises a blanco, moteada por manchas del color de la temperatura (rojos, amarillos). ¿Se puede considerar esto una ‘activación’ del sistema nervioso?
El Dr Logothetis investiga con afán cuando se produce la señal magnética correspondiente a la RMF. Se pregunta si es una señal presináptica, durante la sinapsis o post- sináptica. Esto tiene consecuencias importantes. Uno de los métodos más usados en RMF es la sustracción: se compara el espacio nativo cerebral de una persona realizando una tarea versus otra tarea, generalmente siguiendo los principios aditivos de Sternberg. Sin embargo, cada dinámico (se llama así a la matriz que se obtiene en un tiempo- espacio dado del espacio nativo cerebral) tiene un comienzo que se yuxtapone al inicio de la actividad conductual de la persona en el resonador. Los trabajos de Logothetis ponen en duda la confiabilidad de ese método: Si la señal es posterior a la polarización o despolarización neuronal, los dinámicos no tendrían que estar ajustados a la conducta. A la vez, ¿acaso una persona no se prepara para una acción una vez que escuchó la consigna? Entonces, ¿a partir de qué dinámico se puede considerar que es un dinámico correspondiente a la actividad de interés, y cuando empiezan los dinámicos de la actividad de no- interés? Otra pregunta: ¿No existe una inercia cognitiva por la cuál las personas se quedan pensando en el rendimiento que han tenido y planificando nuevas estrategias? Si fuera así, los dinámicos de no- interés están ‘contaminados’ por los dinámicos de interés.
Logothetis trabaja en Alemania con ‘single unit’ electrodos, esto significa, colocados exactamente en una neurona mientras in vivo está trabajando. Sus conclusiones indican que la palabra activación no es correcta, sino que es más adecuado decir ‘cambio hemodinámico’. Por ejemplo, una persona que realiza una tarea de fluidez verbal diciendo verbos, y no está acostumbrada a recuperar palabras, necesita un incremento de esfuerzo en áreas que no necesariamente se corresponden con ‘las áreas relacionadas a la pronunciación de verbos’. Más bien, están mostrando las zonas que reclaman supletorios de hemoglobinas oxigenadas porque no están habituadas a un esfuerzo que en otras personas puede resultar más habitual.

Una conferencia de Logothetis carecerá de ‘stand-up’, no hará bailecitos de la dopamina ni chistes con connotación sexual, sino que será un atractivo razonamiento con evidencias empíricas. Su ingenio para poner a prueba hipótesis será expresado de una manera tranquila, comienza con una introducción que genera interés y luego expone los métodos que utilizó para hacer inferencias y refutaciones. El auditorio tiene que seguir la lógica falsacionista de un investigador que hace NC. El aporte de este trabajador de la ciencia es sustantivo, mientras que las parodias de la ciencia que realizan los paganos que se preparan para salir a brindar un show pasarán como una época extraña donde pobreza e ignorancia generaron numerosas instituciones, entre ellas, los neuroscammers y la Iglesia Universal, al mismo nivel y tono.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.