La tractografía es una metodología de estudio de la conectividad de las redes cerebrales que tiene más de 200 años de historia real, y solo 17 años de concretización práctica.

Es una operación algorítmica compleja, que aprovecha la adquisición matricial del equipo de resonancia. Una adquisición matricial permite trazar sobre cada elemento de la codificación del volumen en una pila formada por más de 2000 matrices, un modelo de tensor de difusión (por ejemplo, nosotros utilizamos REKINDLE, una estimación linear del tensor). Entonces, con la información que arrojan los tensores de difusión, los algoritmos tractográficos trazan las fibras cerebrales: esto puede ser determinístico o no- determinístico. En CCLINEC Puerto Madryn, Patagonia, se trabaja de forma determinística.

Estos “dibujos” contienen una información muy superior a los formatos de imágenes médicas (información visual).

En Chubut han disertado tres número 1 de la resonancia magnética internacional: Alexander Leemans, Christian Beaulieu y Catherine Lebel. De ellos hemos aprendido numerosos aspectos que van desde la orientación de la ciencia en el mundo hasta detalles que permiten discernir qué producciones son para alimentar el mercado y cuáles tienen un valor esencial.

En este pequeño fragmento de la extensa disertación de Christian Beaulieu en la Patagonia, muestra una maravilla contemporánea que será una cuestión de rutina en siete años aproximadamente: la tractografía de la sustancia gris. Este tipo de sustancia es la que cubre el cerebro, es la parte nueva, evolutivamente, tiene columnas y capas llenas de cuerpos neuronales. Entre estas capas se destacan las capas de integración, que tienen cuerpos neuronales provistos de capacidades conectivas masivas.

Uno de los hallazgos actuales más relevantes es que el homo sapiens envía fibras de largo alcance desde la neocorteza frontal hacia el antiguo (evolutivamente) cerebelo. Esta innovación (cerebelo tiene hasta un pez linterna) evolutiva es un aprovechamiento por parte de la sustancia gris de la velocidad y efectividad de las células neuronales cerebelares (células de Purkinje). La estrategia consiste en dotar al cerebelo de dos capas de neuronas moleculares que amplifican las señales entrantes, las envían a la parte posterior cerebelar (cris I y crus II), mientras los pedúnculos cerebelosos salen en tres grandes fibras hacia el sistema nervioso.

Por la velocidad que tiene el cerebelo, puede tomar una copia de los patrones neuronales de la memoria de trabajo (hipocampo, lóbulo temporal) y anticipar la acción, corrigiendo movimientos y posiciones, lo que globalmente se llama destreza fina. Esta destreza fina es tanto motora como cognitiva.

Con la tractografía de sustancia gris investigaremos si la capacidad de abstracción viaja también por la parte temporal del neocortex, desde la región occipital hacia el polo temporal. Cuando Catherine Lebel expuso en Chubut, mostró cuando los niños/as aprenden a leer, refinan la sustancia gris de tres zonas clave, volviéndose el neocórtex más delgado, pero más efectivo. De allí que habrá un cambio de paradigma: Un achicamiento o un engrosamiento de la sustancia gris ya no tendrá un valor en sí, en tanto atrofia o hipertrofia, sino que debe tenerse en cuenta la trayectoria de crecimiento o decrecimiento, para obtener la función efectiva. Una atrofia demencial, por ejemplo, está ligada a un refinamiento acelerado, con una tasa creciente de función exponencial. Esta función es completamente diferente al refinamiento cuando aumenta la capacidad cognitiva por un momento clave, como el inicio de la lectura. Difiere la tasa de cambio, la focalización, la correlación de zonas, y hay tablas de respaldo que indican zonas canónicas por función. Neuropsicología Tractográfica: el Futuro, ya llegó. Desde el Polo Norte al Polo Sur.

Comments

comments

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.